RENNES

El barrio del Blosne (nombre de un pequeño arroyo), fue construido en Rennes entre 1966 y 1980. Ocupa una superficie de 330 hectáreas divididas en manzanas (Landrel, Torigné, Italie, Hautes Ourmes, Elisabeth, Prague Volga, Alma) delimitadas por una red de vías públicas que se constituyen en frontera y unidad de medida (300x400 metros).

 

El Blosne es una ciudad dentro de la ciudad, se divide en barrios propios y además es la forma en la que muchos de sus habitantes viven el barrio. La organización del espacio es un reflejo de algunas costumbres colectivas relacionadas con los desplazamientos: la vida social se organiza muchas veces en el interior de un mismo conjunto vecinal, que se caracteriza por estar constituido por un mismo tipo de vivienda (bloques de 16 plantas, edificios bajos de cuatro pisos, viviendas unifamiliares, etc.) y contener sus propios servicios, como colegios, comercios, polígonos industriales y numerosos espacios verdes atravesados por senderos peatonales.

 

Más allá de la división espacial, también existen otros niveles de separación de los diferentes universos sociales que cohabitan en el barrio. Las personas con situaciones sociales o económicas delicadas son más numerosas que en otros barrios de Rennes.

 

Y a pesar de todo el Blosne es una zona con un potencial importantísimo. Un tercio de la población está compuesto por personas menores de 25 años, personas con gran voluntad y capacidad que no quieren otra cosa más que se les den opciones para avanzar. Además este barrio acoge a ciudadanos de orígenes muy diversos y esta diversidad de conocimiento, de recorridos vitales y de miradas sobre nuestra propia sociedad constituye la verdadera riqueza del Blosne.