Pasado un tiempo, empecé a preguntarme.

Pasado un tiempo, empecé a preguntarme.

Pasado un tiempo, empecé a preguntarme.

Pasado un tiempo, empecé a buscar en los páramos de trigo.

En lugares sin agua.

En el abismo.

Y encontré la simiente.

Y entonces vino el cómo y el porqué.

El no sé y el no quiero contarte.

El me angustia y el no entiendo tus intenciones.

Y no vacilé.

Y seguí buscando.

Voy a seguir buscándote, raíz.

Y en mi búsqueda, un nido.

Y una muerte.

Un campo de amapolas y el olor del azafrán dorado.

Y en mi búsqueda,  un hilo.

Y una familia.

Procesión de silencio que camina hace años.

Y en cada distancia, un quejido.

Y en cada quejido, un respiro.

Y rodeada de tierra,

Acomodándome voy a esta maceta.

Bailándome voy un ritmo que yo invento.

Una canción anónima  que sigue su historia.

Que no estoy inventándome nada.

Share on Facebook
Cette entrée a été publiée dans Habitación con vistas (Paloma Fernández Sobrino). Vous pouvez la mettre en favoris avec ce permalien.

Les commentaires sont fermés.